A través de este blog vamos a contarte lo que hacemos, paso a paso. Cuáles son los servicios que ofrecemos, los profesionales que hay tras ellos, el proceso que sigue cada proyecto, cada idea. SÍGUENOS Y PARTICIPA, porque esta es #TuDiputación: infraestructuras, cultura, turismo, servicios sanitarios, educación, deporte... BIENVENIDO/A

3 de marzo de 2016

Cristina Sánchez Recio. Futbolista, “toques de lógica”

Cristina Sánchez Recio. Futbolista, capitana del ADC Chinata Fútbol Sala
Cristina Sánchez Recio. Futbolista, capitana del ADC Chinata Fútbol Sala
Es defensa, y mira de frente. Su mirada es de juego limpio y su sonrisa permanece invicta al desánimo. Es Cristina, la capitana del ADC Chinata Fútbol Sala, el orgullo de Malpartida de Plasencia, de Extremadura y de las mujeres que creen en su fuerza. Reconoce sin remilgos, y con la mayor de las lógicas, que sus 25 años ya son muchos para pensar en el fútbol como profesión, pero se sabe ejemplo para muchas niñas y adolescentes que persigan un sueño, “me gusta inculcar la afición al fútbol entre las niñas”, y lo hace cuando en la calle, entre sus primas o al llegar al pabellón a entrenar, las más pequeñas la animan a “dar unas patadas al balón”. 

Nos citamos con Cristina en el terreno de juego que nos teníamos que citar: en el Pabellón Polideportivo de Malpartida de Plasencia, donde entrena gran parte de los días. Se mueve por el pabellón como si estuviera en su casa. De fondo, voces, gritos y risas de niños y niñas haciendo gimnasia; frente a nosotros, un rostro vivo esperando serenamente responder a nuestra curiosidad.

Su origen deportivo: la calle, “el fútbol callejero”. Según las normas de la Federación Española de Fútbol, Cristina podría haber jugado en los equipos de fútbol masculinos, que sí los había en Malpartida de Plasencia, hasta los once años. Pero no lo hizo, y femeninos no había. “Me encantaba el fútbol y siempre jugaba en la calle con los chicos y con mis primos, pero no me apunté al equipo por el qué dirán, tengo que reconocerlo, me parecía que era solo de chicos, y mis amigas no se interesaban por el fútbol, creía que me podría sentir sola”. Así que Cristina continuó disfrutando del fútbol en la calle. 

Chilena     

Cristina Sánchez Recio. Futbolista, capitana del ADC Chinata Fútbol Sala
Le preguntamos por esa ley que prohíbe los equipos mixtos a partir de once años. “Bueno… -se muestra cauta- hay un momento en que hay que separar porque… quizá las niñas seamos menos agresivas… -pero, como si hiciera una chilena, se revuelve-, pero quizá sea una edad un poco temprana, además, realmente no hay diferencia entre el juego de niños y niñas una vez que se aprende la picardía del juego, las jugadas y la medida de tus fuerzas”, y decide, entonces, lanzar un balonazo: “hay chicas que damos cien vueltas a muchos chicos jugando al fútbol”.

Sin embargo, sin abandonar ese tono sereno, Cristina nos describe un panorama muy diferente al que debiera ser, dice. La popularidad del fútbol entre mujeres es mínima, las afortunadas no llegan ni a ser mileuristas, algunas deciden emigrar para vivir de su sueño… “somos el único equipo de fútbol sala en la liga autonómica y, sin embargo, si levantas la vista y miras hacia las gradas, ves veinte personas, entre familiares, amigos y parejas, que son incondicionales,… y no es bonito, no, que no se sume afición”, concluye. Frente a esto, nos cuenta la envidia, “sana envidia”, que se siente muchas veces al contemplar todo abarrotado de gente viendo, por ejemplo, la selección cadete de fútbol sala masculino, claro, masculino”. 

Imbatida

Cristina Sánchez Recio. Futbolista, capitana del ADC Chinata Fútbol Sala
Ni un segundo mantiene la mirada baja. Marca como buena defensa, despeja, pasa, regatea, chuta. “Tenemos que llamar la atención como sea, y hacerlo hacia la afición”. Cristina está convencida de que el fútbol en sí, desde el punto de vista competitivo, “no es machista, es la afición que no se acostumbra, que no viene a vernos. Pero en el terreno de juego no hay machismo. Pertenecemos a la Asociación de Fútbol Sala de Malpartida de Plasencia, estamos hombres y mujeres, ellos jugando a nivel local y nosotras a nivel autonómico; recibimos las ayudas exactamente igual, y el trato es el mismo”.

Nos habla de sus entrenadores. Hoy en día cuentan con un entrenador y con una entrenadora. “No hay diferencia entre ellos –responde a nuestra pregunta-, la entrenadora sabe, igual que el entrenador, lo que hace. Ella nos enseña desde la base, a tocar el balón. Entrena también a equipos masculinos”, esto lo comenta, más que con orgullo, con la lógica aplastante con la que parece que habla en todo momento.    

Sin problema, vuelve a repetirnos que su edad ya no la lleva a pensar en el fútbol como profesión, “pero estoy cumpliendo mi sueño”, y espera ayudar a que lo cumplan otras niñas, “ayudarlas a que sigan sus sueños, que no hagan caso del qué dirán y que nunca olviden que nadie es más que nadie, y mucho menos que nosotras”.

Paseamos por el pabellón, ya vacío, y nos habla de otros sueños, tener un trabajo, una casa… “y si tengo una hija, me gustará enseñarla a jugar al fútbol”. Nos despedimos de toda una veterana de las ilusiones.

 
Este año, con motivo del 8 de marzo, desde Diputación de Cáceres nos hemos propuesto retratar a las mujeres de esta provincia de una forma real y cercana. Mujeres valientes, que son ejemplo y reflejo de la heterogeneidad de la mujer de hoy y de cómo desde ámbitos muy diferentes se puede y debe trabajar por la igualdad real. Cada día, entre el 1 y 7 de marzo ambos inclusive, conoceremos el testimonio de una de esas mujere. PUEDES LEERLOS EN ESTE ENLACE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada